EL QUERER (Cuento)

El querer

 

Cuando le conté al niño porque estaba en mi poder, no dijo nada, sólo asentía con su pequeña cabeza, era un lunes de esos que siempre odie, los recuerdos de mi agobiada alma en ese momento ya no podían soportar más el peso de la vida que llevaba y ese pequeño era la fiel muestra de la naturaleza humana. Tal vez él siempre supo lo que pasaba y como toda la gente de status elevado se auto flagelo con esos típicos problemas que solo ellos entienden. Yo solo lo observaba, él con su lánguido paso, observándome de soslayo, me hacía sentir la peor mujer del mundo.   La cita era a las 3.00 p.m. pero ese cabrón de Yepes siempre llegaba tarde a todo, eran ya las cuatro y el agua caía a cantaros, La ciudad por esos días pasaba por sus peores crisis climáticas. La espera me agoto, no supe nada al final, ese niño dejo tanto en mí, lo agarre del brazo y en medio de la lluvia salimos sin rumbo alguno, sin saber que la autoridad me seguía la pista desde hace rato, sólo quiero recordar la  noble y desolada mirada de aquel niño que hizo revivir en mí el amor fraternal pero que ahora me condena día a día a permanecer en estas cuatro paredes…

Todos los derechos reservados. 2009

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s